Vanessa Castañeda

Hola, mi nombre es Vanessa Castañeda, tengo 24 años y estudio diseño gráfico en la universidad Jorge Tadeo Lozano. Soy la menor de cuatros hermanos, y vivo actualmente con mis padres y una de mis hermanas. Hoy quiero compartirles la restauración que Dios ha hecho en mi vida.

Desde muy pequeña conocí de Dios, crecí en un ambiente cristiano a nivel académico y familiar, sin embargo, a mis 20 años por diversas razones me aparté de Él. Mis padres se separaron y mi familia se dividió, cada uno tomó su camino. Durante tres años busqué llenar mis vacíos emocionales con viajes, rumbas, con trago, con amistades y relaciones. Me centré en mí misma, quería satisfacer mis deseos y nada más. Hasta que un día tuve que enfrentar una situación inesperada: cuando vivía en Bucaramanga, mi madre fue detenida y estuvo 3 meses en la cárcel, yo estaba sola, mis hermanos fuera del país y mi padre en otra ciudad. Fueron días muy difíciles, tenía que continuar trabajando, cuidar a mi abuelita todas las noches, resolver con el abogado la situación de mi mamá y estudiar. Me hice la fuerte, aunque por dentro estaba muy dolida. Estaba rodeada de gente, pero me sentía muy sola y vacía, parecía que mi rumbo no estaba claro y que había perdido mi dirección.

vane1El año pasado el hijo del Pastor, amigo de la niñez, comenzó a invitarme de nuevo a la iglesia, a orar por mí y a animarme cuando venía a Bogotá en vacaciones. Un día le dije a Dios: “yo sé que he estado muy lejos y que te he fallado, pero el día que me lleves nuevamente a Bogotá me comprometo nuevamente contigo.” A las dos semanas ya estaba aquí, porque Dios se toma en serio nuestras peticiones, paso a paso Dios se encargó de tomar cada pedacito de mi vida y unirla. Me sorprendió su infinito amor a pesar de mis errores, me dio nuevos sueños y razones de sobra para vivir. Yo creí que sabía todo de él, pero comencé a conocerlo a ÉL y sus grandes milagros, mis padres se reconciliaron después de cuatro años de estar separados, además nos sacó de una inmensa crisis económica y nos está uniendo cada vez más.

Ahora estoy muy contenta, tengo mis metas claras y mis prioridades en orden. Dios tiene el primer lugar y estoy muy enamorada de él. Me estoy preparando en el discipulado de la iglesia, soy Timoteo en un taller de fe y todos mis talentos son para servirlo. Quizás tú soltaste a Dios en algún momento de tu vida, pero Él jamás te ha soltado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp