El poder de una vida enfocada

Imagen: Unsplash.com

Hay un poder impresionante en una vida enfocada. La luz difusa no tiene mucho efecto sobre lo que toca. Pero cuando enfocas la luz – como la luz del sol a través de una lupa – puedes prender fuego a un pedazo de papel o hierba seca. Y si puedes enfocarla aún más, se convierte en un rayo láser. Un rayo láser puede cortar acero y destruir un cáncer.

Esto mismo es una realidad en tu vida. Si este 2017 no tiene dirección, irás como a la deriva sin tener grandes resultados. Pero si enfocas tu año en unas pocas metas clave, entonces podrás tener un poderoso impacto en el mundo para Dios.

La Biblia dice en Proverbios 21:5: Los planes bien pensados: ¡pura ganancial Los planes apresurados: ¡puro fracaso! (NVI).

Otra versión dice:

Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad, pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza. (NTV).

Uno de los grandes ejemplos en la Biblia sobre estar enfocado, es la historia de Génesis 24. Abraham estaba envejeciendo, y su hijo aún no se había casado. Dios había prometido a Abraham que a través de su descendencia crearía una gran nación, lo cual hizo Dios.

Pero el hijo de Abraham, Isaac, aún no tenía hijos. Ni siquiera estaba casado todavía. Así que Abraham le dio a su sirviente, Eliezer, la meta de encontrar una esposa para su hijo.

Abraham le dijo a su sirviente, “No tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito; sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac”

Como con todas las buenas metas, Eliezer la tenía muy clara. Él sabía que necesitaba encontrar esposa para Isaac, y sabía exactamente qué esposa buscar. Necesitaba encontrar una esposa de la tierra natal de Abraham.

Si quieres que Dios te use grandemente  este año, necesitarás enfoque.  Entre más enfocado estés, más efectivo podrás ser y Dios podrá usarte más.

Igual pasa contigo. Nunca alcanzarás una meta difusa porque nunca sabrás si la has completado. Eliezer no tenía ese problema.

Por ejemplo, si tu meta para el 2017 es ser mejor padre, eso es impreciso.

Aun cuando te propongas la meta de pasar más tiempo con tus hijos este año, nunca sabrás si verdaderamente la cumpliste.

Pero si te comprometes a pasar una hora con tus hijos todas las tardes de los martes, eso es específico. Tú sabrás si lo cumpliste o no. Ese tipo de metas pueden cambiar tu vida.

Así que ¿qué meta específica te impondrás para este año?

Reflexiona sobre esto: ¿Cómo es que las metas específicas te dan poder para poderlas completar? ¿Qué meta específica quieres fijar para ti mismo? ¿Con quién puedes compartir tus metas para que te anime y te ayude a responsabilizarte?

Trabaja tu identidad

Aprovecha este nuevo año para renovarte. “Cuando te ves a ti mismo como Dios te ve, tu vida cambia”.

Dios hace su trabajo más profundo en tu vida, cuando trata tu identidad: quién eres y cómo te ves a ti mismo. ¿Por qué? Porque siempre actuamos de acuerdo a la forma que pensamos acerca de nosotros mismos. Así que Dios hace cambios profundos en tu vida, cambiando la forma en que tú mismo te ves. Él dice: “Déjame enseñarte cómo te veo”. Y nadie te verá mejor.

Fuente: Revista Hechos & Crónicas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.