¿Por qué no soy feliz? ¿Qué necesito para serlo?

Imagen: Unsplash.com

¿Por qué no soy feliz? ¿Qué necesito para serlo?

Definir la felicidad es una tarea inmensa y aunque no creo que tenga una definición integral, mi declaración es bastante real.

El diccionario nos entrega algunas acepciones que demuestran el concepto humanista de los que la han definido. Alguien feliz es descrito como caracterizado por la buena fortuna. Es descrito también como alguien que disfruta, muestra o está marcado por el placer, la satisfacción o el gozo.

Siendo un convencido que el hombre fue creado por Dios he concluido que la felicidad es la sensación genuina de paz y tranquilidad de espíritu que experimentan los hijos de Dios.

Mi primera respuesta a tu pregunta es otra pregunta: ¿Qué crees tú que necesitas para ser feliz? ¿Qué cosas quisieras tener para experimentar felicidad? o ¿Qué personas necesitas tener a tu lado para sentirte feliz? o ¿Qué circunstancias necesitas que cambien para que seas feliz?

Hay personas que nunca se sienten realizadas. Muchas cosas les fastidian y les molestan. Ellos van por este hermoso mundo corriendo desesperados como un niño que afanado persigue el arco iris. A pesar del serio esfuerzo del niño y su intento de acercarse, el arco iris parece burlonamente alejarse.
Para esas personas, la felicidad siempre se halla más allá de donde ellos se encuentran.

Un joven me decía: “Me casaré cuando encuentre la persona que traiga satisfacción a mi vida”. Con esa filosofía de vida algunos piensan: “cuando encuentre a mi cónyuge, entonces seré feliz”. Otros que ya lo han encontrado y ya se han decepcionado piensan “cuando me separe de mi marido, entonces seré feliz”.

Algunos piensan: cuando tenga hijos seré feliz y otros cuando se marchen, entonces comenzará mi felicidad. Para ellos tengo una mala noticia y si tú piensas así, también te incluiría a ti. Podrás tener riquezas y ser infeliz, estar rodeado de las personas más amorosas y vivir las circunstancias ideales, pero eso no quitará de ti todos tus males.

La felicidad no se descubre al encontrar a la persona apropiada sino en ser la persona adecuada. La felicidad no está en encontrar a quien te haga feliz sino en aprender a traer felicidad a los que te rodean.

Y como Dios le llena de alegría el corazón, muy poco reflexiona el hombre en cuanto a su vida.
Eclesiastés 5:20.

La felicidad la encuentra la persona que aprende a vivir sabiamente.

Establece relaciones saludables, pon  límites, acepta lo bueno y rechaza lo cuestionable. Es feliz quien se acerca a las personas sin sospecha pero con prudencia y se aleja de quienes le hacen daño, sin maltratar pero con inteligencia. La felicidad la encuentra quien aprende a usar las cosas y no a las personas, quien no abusa ni permite el abuso. No es feliz quien nunca recibe heridas sino quien sabe cómo evitarlas y cuando es imposible, sabe cómo curarlas. No es feliz quien nunca tiene problemas o todo tiene resuelto, sino quien cuando estos llegan los enfrenta sabiamente y cuando no puede buscar ayuda inmediatamente.

Le ruego, por su propio bien que deje de buscar la felicidad en las cosas, personas o circunstancias que le están rodeando y comience a cambiar desde su interior las actitudes que le están afectando.

Esto es lo que he comprobado: que en esta vida lo mejor es comer y beber, y disfrutar del fruto de nuestros afanes. Es lo que Dios nos ha concedido; es lo que nos ha tocado. Además, a quien Dios le concede abundancia y riquezas, también le concede comer de ellas, y tomar su parte y disfrutar de sus afanes, pues esto es don de Dios. Y como Dios le llena de alegría el corazón, muy poco reflexiona el hombre en cuanto a su vida.
Eclesiastés 5:18-20

 

Tomado de: Revista Hechos y Crónicas /Octubre  2016
Por David Hormachea

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.