Limpiando mi desorden

Cuando tratamos de corregir nuestros errores a “nuestra manera” por presión, temor u orgullo muchas veces terminamos dejando un desastre peor que el inicial… Cuando hacemos las cosas a la “manera de Dios” hasta nuestros peores fracasos se pueden convertir en grandes victorias.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.