Invicto

Muchas veces creemos que Dios nos usa por nuestra gran experiencia o por nuestras capacidades y llegamos a pensar que la clave para lograr nuestros objetivos son nuestros talentos. Y aunque nuestros talentos son importantes, porque Dios fue quien nos los dio, el poder del ministerio es el Espíritu Santo y debemos entender que no sería posible hacer ministerio sin Él.

El poder del ministerio es el Espírtu Santo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.