Distraído y desubicado

En nuestro caminar en el ministerio nos encontraremos con innumerables distracciones, que poco a poco nos desviarán de nuestro enfoque inicial y probablemente terminemos haciendo las cosas de afán con resultados desastrosos.

No perdamos el enfoque y tengamos siempre presente que nuestras dos prioridades son Dios y la gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp