Devocional 30-10-2021

Encuentra cosas en común

 “Hermanos míos, yo les ruego, de parte de nuestro Señor Jesucristo, que se pongan todos de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes. Al contrario, vivan unidos y traten de ponerse de acuerdo en lo que piensan”. 1 Corintios 1:10-11 (TLA)

Si no trabajas en armonía con otras personas, vas a ser muy infeliz en tu vida.

¿Qué necesitas aprender para trabajar con otras personas?

Primero, aprende a cooperar con otros. La iglesia de filipos envió un hombre llamado Epafrodito a Roma con ayuda financiera para Pablo mientras estaba en prisión. Filipenses 2:25 dice: “Ahora bien, creo que es necesario enviaros de vuelta a Epafrodito, mi hermano, colaborador y compañero de lucha, a quien vosotros habéis enviado para atenderme en mis necesidades” (NVI).

Al llamar a Epafrodito su hermano, colaborador y compañero de lucha, Pablo estaba describiendo la vida y ministerio como una familia, un compañerismo y una lucha.

Como creyentes, estamos en la misma lucha juntos contra Satanás, y necesitamos apoyarnos unos a otros. El mejor lugar para cooperar con otros es en la iglesia.

Segundo, aprende a ser considerado. Pablo está hablando de Epafrodito de nuevo en Filipenses 2:26 “Él los extraña mucho a todos y está afligido porque ustedes se enteraron de que estaba enfermo” (NVI).

Este versículo incluye dos ejemplos de consideración. Pablo es visto por su compañero con nostalgia y consideración, y a Epafrodito lo extrañan y anhelan ver los Filipenses.

Entre más te intereses y consideres las necesidades, las dudas, y temores de otras personas, más feliz serás. Si no te preocupas por los demás, si no tomas en cuenta sus problemas y necesidades, vas a tener un matrimonio o amistad o ambiente laboral infeliz.

“Cultivar una vida en comunidad y compañerismo” toma tiempo y esfuerzo. Como un jardín requiere ser cultivado para dar fruto, tus esfuerzos cosecharán el fruto de la felicidad y de relaciones más fuertes.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Por qué a veces es más difícil llevarse bien con personas que son parte de la iglesia y con quienes ministras?
  • ¿Cuáles nuevas prácticas puedes adoptar para cultivar la cooperación y consideración entre tu grupo del ministerio o compañeros de trabajo?
  • ¿Cómo has crecido personalmente a causa de que la consideración fue un gesto de bondad de alguien hacia ti?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp