Devocional 27-10-17

Ana fue una mujer que nos enseñó una valiosa lección sobre la oración, tal fue su actitud al orar que el sacerdote la confundió con una mujer ebria, pero después de esa oración sincera, Dios hizo el milagro en su vida y pudo concebir un hijo llamado Samuel.

Esta mujer vivía en tristeza porque no podía tener hijos y de seguro que pasaba mucho tiempo orando y pidiendo a Dios que le dé la posibilidad de quedar embarazada, ¿Qué fue lo que hizo para que su oración fuera escuchada? ¿Qué hizo de diferente esta vez a las demás ocasiones en que buscaba el favor de Dios?

“Oh no, señor! —respondió ella—. No he bebido vino ni nada más fuerte. Pero como estoy muy desanimada, derramaba ante el Señor lo que hay en mi corazón” 1 Samuel 1:15 (NTV)

¡ANA DERRAMÓ SU CORAZÓN ANTE DIOS!

Ana habló con su corazón, no guardó nada y dijo lo que realmente en ese momento sentía y pensaba, fue sincera y le mostró a Dios lo que había en lo más profundo de su mente y corazón y fue en ese momento que Él hizo el milagro y aunque ella no sabía, su actitud cambió, “(…) Así que se fue, comenzó a comer de nuevo y ya no estuvo triste” 1 Samuel 1:18 (NVT)

Quizás por mucho tiempo estás orando por algo o alguien y no has tenido respuesta, piensas que Dios ya no oye tus oraciones porque nada ha cambiado o todo parece empeorar.

Debes preguntarte ¿Estás siendo totalmente sincero con Dios? ¿Estás dispuesto a aceptar su respuesta? Es en esta área donde fallamos, pues muchas veces oramos sin decirle la verdad a Dios sobre nuestras intenciones acerca de lo que queremos, y peor aún no estamos dispuestos a aceptar su respuesta porque queremos que dé el sí a nuestra petición aunque no sea buena y vaya en contra de su voluntad.

¿Quieres que tus oraciones tengan una respuesta? Entonces sé sincero con Dios y deja que Él tenga la última palabra.

“Oh pueblo mío, confía en Dios en todo momento; dile lo que hay en tu corazón, porque él es nuestro refugio” Salmos 62:8 (NTV)

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Oct-2017

1 respuesta

  1. Raul Alejandro Martinez Guerra dice:

    Hasta quien escribe ha atravesado estas situaciones en las cuales oramos sin obtener resultados. Sucede q estamos orando por cosas q quizas dirieren de la voluntad de Dios y van en contra de Su proposito para con nuestras vidas; «Derramar nuestro corazon» es «DESTAPARNOS» «Hablar cara a cara» «Pedir sinceramente en nuestras oraciones y confesar para que pedimos». ¡Cuanto nos cuesta hacerlo! ¡Si, nos cuesta! Porque pedimos lo q queremos y no lo obtenemos, porque simplemente no nos conviene o aun no estamos preparados para obtenerlo. Hagamonos mas semejantes a Cristo en nuestras acciones y pensamientos y asi lograremos todo lo q hemos solicitado en oracion. ¡Saludos y bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp