Devocional 27-03-17

Todos tenemos conciencia, una alarma que suena antes de pasar un límite, que nos indica cuando algo malo puede pasar, pero en ocasiones le damos la contra y como resultado vienen las consecuencias negativas.

En Isaías capítulo 1, el profeta, en nombre de Dios, muestra su pecado a Israel y lo declara culpable; ante Sus ojos debe sufrir las consecuencias, pero algo pasa que continúa diciendo: “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.” Isaías 1:16-18

Un comentarista añade, acerca de este pasaje: “El pecado de un rojo intenso y de sangre equivale a un crimen capital, a un pecado mortal que hace que se pierda el derecho a vivir. Y esos pecados ahora se volverán como la nieve, como blanca lana. Dios quiere cambiar los pecados como la grana al blanco más brillante y centelleante. El blanco es el color de la inocencia, y significa santidad y justicia. El pueblo de Judá está ante Dios cargado con lo que equivale a un crimen capital. Pero Dios ya no quiere ver estos graves pecados. No sólo quiere verlos como si no existieran, sino quiere cambiar estos pecados a lo opuesto, a pura inocencia y justicia. Quiere mirar como si Israel hubiera hecho tanto bien como ha hecho mal. Dios otorga a Israel justicia pura y perfecta. Como resultado de esta sentencia, Israel queda justo y puro ante Dios.”

La disciplina viene juntamente con la gracia restauradora de Dios, grande es su misericordia dice la Palabra, es inexplicable y a pesar de que los resultados de nuestras acciones son dolorosos, tienen como objetivo implantarnos enseñanzas, muy profundas para corregir nuestras malas decisiones, carácter y experimentar el amor de nuestro Padre, quien a pesar de todo sigue confiando en nosotros.

Dios nos llama a cambiar el rumbo de nuestro mal camino y nos ofrece limpieza, santidad, amor, redención, justicia y misericordia; ¿lo aceptas?

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Devocional Diciembre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp