Devocional 26-12-2021

¿Qué Tanto Amas?

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más importante que éstos”.  Marcos 12:30-31 (NVI).

Hemos hablamos sobre el primero de los cinco factores que influyen en tu identidad. Todos hemos sido hechos maravillosamente complejos y llenos de defectos, pero hasta que aceptemos quienes somos —incluyendo nuestros defectos— no podremos hacer los cambios en nuestras vidas que traerán verdadera transformación.

El segundo factor que influye en tu identidad son tus conexiones. Tus conexiones dan a tu vida un propósito, un significado y una identidad. Si creciste con relaciones disfuncionales, entonces cuestionarás tu propósito y tendrás dificultades con tu identidad.

Jesús dijo que lo más importante que debes hacer es amar a Dios y amar a las otras personas (Marcos 12:30-31). La vida no se trata de tus logros o adquisiciones, tu popularidad o tu prestigio. Se trata de qué tan bien amas.

Hay tres problemas que nos impiden amar plenamente como Dios quiere:

  1. Todos somos imperfectos. No hay relaciones perfectas porque todos somos imperfectos.
  2. El pecado nos desconecta. Adán y Eva experimentaron la primera relación rota y se desconectaron de Dios y el uno del otro. Desde entonces nos hemos estado excusando a nosotros mismos y culpando a las personas que amamos.
  3. Cuanto más desconectados estamos, más temerosos nos volvemos. Anhelamos intimidad, pero tememos ser vulnerables. Anhelamos aceptación, pero tememos ser rechazados.

Puede que no hayas tenido voz ni voto en la mano que te tocó en la vida. Pero Dios envió a su Hijo como tu Salvador para transformar tus cartas en una mano ganadora. No importa que conexiones hayas hecho en tu vida, serás responsable de lo que hagas con tus conexiones hoy.

¿Dejarás que Dios influya en tus conexiones? ¿Confiarás en Él para tu futuro a pesar de tu pasado doloroso? ¿Alimentarás, protegerás y edificarás relaciones de manera que Dios sea plenamente glorificado en tu vida?

Decide hoy edificar relaciones saludables y no relaciones dañinas con la ayuda de Dios.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿En qué relaciones necesitas invertir más tiempo o dar más amor de Cristo?
  • ¿Cómo te está yendo con “amar a tu prójimo como a ti mismo”? ¿Qué tal con tus parientes difíciles o compañeros de trabajo o con las relaciones rotas?
  • ¿Cómo puedes utilizar las redes sociales para edificar relaciones más fuertes y saludables con las personas en lugar de permitir que dañen tus relaciones?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp