Devocional 25-07-16

Después de lavarles los pies, Jesús se puso otra vez el manto, se sentó y preguntó:

– ¿Entienden lo que acabo de hacer? Ustedes me llaman “Maestro” y “Señor” y tienen razón, porque es lo que soy. Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Les di mi ejemplo para que lo sigan. Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. Juan 13:12-15 (NTV)

Todos somos llamados a servir a Dios y a nuestro prójimo. Consideremos algunas particularidades que podrían caracterizar a un siervo ejemplar:

  1. Un siervo vive por fe, confiando cada día en la protección y provisión de Dios, pues sabe que los que aman y temen a Dios no tienen falta de ningún bien.
  2. Sirve a pesar de los sufrimientos e insultos, pues Dios es quien le da el valor para enfrentar cualquier situación y oposición.
  3. Sirve con un corazón sincero. Su propósito es agradar a Dios y no a las personas.
  4. Sirve para agradar únicamente a Dios, pues solamente Él conoce y examina las intenciones de su corazón.
  5. Sirve sin procurar elogios humanos, porque sabe que todo lo que hace, lo hace para el Señor.
  6. Sirve desinteresadamente a Dios por amor, gratitud y con mucha pasión.
  7. Cuida a las personas que están a su cargo como un padre trata a sus propios hijos. Ora e intercede por ellos, los hace parte de su vida, los alienta e insta a llevar una vida que agrade a Dios.
  8. Sirve sacrificándose a sí mismo, pues entendió que hizo un compromiso con Dios y no con ningún hombre.
  9. Sirve a través de su ejemplo. No es religioso sino que se esmera por dar testimonio con su propia vida.
  10. Sirve como inspiración para otros, porque vive de manera íntegra, existiendo coherencia entre lo que dice y lo que hace. Evita ser piedra de tropiezo para otros y más bien se esfuerza por ser un canal de bendición para las personas que lo rodean.

Por lo tanto, imiten a Dios en todo lo que hagan porque ustedes son sus hijos queridos. Efesios 5:1 (NTV)

Este día sería bueno que te preguntes: ¿Cuáles son los verdaderos motivos por los que le sirves a Dios?, ¿Estás usando todos los talentos y dones que me dio para glorificar su nombre?

Si por alguna razón crees que no lo has estado sirviendo como Él se merece, te animo a que le pidas perdón y empieces a hacerlo, da lo mejor de ti donde Él te permita estar y comparte de su amor con todas las personas que ponga a tu alrededor. Empieza con tu familia, amigos, vecinos, hermanos de la iglesia, compañeros de trabajo o de estudio. Verás como nuestro Padre Celestial recompensa tu fidelidad.

Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Mateo 25:23

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Devocional Julio [Recuperado]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp