Devocional 23-06-16

Hechos 26 relata la defensa de Pablo ante el rey Agripa. En ella el apóstol describe su vida antes de conocer a Jesús y cómo cambió su historia después de que el Señor se le apareció.

Pablo en su defensa se describe como alguien cruel y sanguinario “…lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes; y cuando los mataron, yo di mi voto. Y muchas veces, castigándolos en todas las sinagogas, los forcé a blasfemar; y enfurecido sobremanera contra ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras.” (v. 10,11)

Pero cuando Jesús se reveló a su vida, Pablo dice: “Por lo cual, oh rey Agripa, no fui rebelde a la visión celestial, sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.”(v. 19,20)

Cada uno de nosotros tenemos una historia que contar, un antes y después de conocer a Cristo. En general todos estábamos viviendo en una situación deplorable cuando Jesús se manifestó a nuestras vidas.

Pudo ser el alcohol, las drogas, la depresión, la soledad, la violencia o una familia desintegrada con los cuales nos enfrentábamos, o simplemente el sentirse cómodo con disfrutar la vida. Sea cual fuere la situación de nuestro pasado entendemos que Dios en su infinita misericordia permitió que todo lo malo y entenebrecido de nosotros pasase a la luz y a la esperanza de un futuro mejor.

En este día les animo a que separemos un tiempo para recordar de dónde Dios nos ha sacado, cómo estaba nuestra vida y agradezcamos por su inmerecido amor al rescatarnos de ese pasado oscuro.

Usemos de nuestra historia para compartirlo con los demás, es un instrumento eficaz para presentar a Cristo a nuestros familiares y amigos demostrando que en el Señor si se puede cambiar para bien, tener vida y paz en abundancia.

El rey Agripa después de escucharlo, dijo “Por poco me persuades a ser cristiano” (Hechos 26:28) No desestimemos nuestro testimonio, usémoslo para mostrar del poder de Dios para transformar vidas, y como Pablo podamos llegar a persuadir a otros a ser cristianos.

Dios use tu historia, y te permita ganar vidas para su reino.

En aquel día se dirá: “Alaben al Señor, invoquen su nombre; den a conocer entre los pueblos sus obras; proclamen la grandeza de su nombre.” (Isaías 12:4 NVI)

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Devocional Junio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp