Devocional 23-01-16

Sabemos cómo es Dios porque conocemos el carácter de su hijo Jesús.

Carlitos, un niño de 3 años, veía fascinado cómo su padre llenaba con gasolina el tanque del carro. Un día el niño decidió hacer lo mismo. Removió la tapa del tanque de la gasolina puso la salida de manguera del jardín en el tanque, y estaba a punto de abrir la llave del agua cuando su padre, asustado, la interceptó e impidió que lo hiciera. El problema del niño estaba en su mala interpretación de lo que estaba haciendo su padre.

Las malas interpretaciones pueden ser chistosas, frecuentemente dañinas y, en ocasiones, fatales. Jesús constantemente tenía que tratar con las interpretaciones de Él, de su Ministerio, aún sus seguidores más cercanos que parecían perder el punto con frustrante regularidad. Por ejemplo, el testimonio de Pedro “tú eres el Cristo”, pero vemos en Marcos 10 que después de una amplia enseñanza de Jesús sobre el servicio, Jacobo y Juan, dos de sus discípulos, le piden posiciones de honor en el Reino venidero (Marcos 10:37).

Pidámosle al Espíritu Santo que es la clave para nuestras vidas que nos dé la sabiduría para hacer las interpretaciones correctas no solo de la Palabra, sino de la vida diaria.

Haz clic en la foto para descargar el devocional.
DEVOCIONAL2016 21 enero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp