Devocional 21-05-2021

Dios es real, no importa cómo te sientas

“El Señor ha escondido su rostro del pueblo de Jacob, pero yo esperaré en él, pues en él tengo puesta mi esperanza”.  Isaías 8:17 (NVI)

Es fácil adorar a Dios cuando las cosas van bien en tu vida —cuando te ha proporcionado comida, amigos, familia, salud y situaciones felices. Pero las circunstancias no siempre son agradables. ¿Cómo adoras a Dios entonces? ¿Qué haces cuando Dios parece a un millón de kilómetros de distancia?

El nivel más profundo de adoración es alabar a Dios a pesar del dolor, agradecer a Dios durante una prueba, confiar en Él cuando eres tentado, rendirte mientras sufres y amarlo, cuando parece distante.

Las amistades son a menudo probadas por la separación y el silencio; estás ausente por la distancia física o eres incapaz de hablar. En tu amistad con Dios, no siempre te sentirás cerca de Él.

Philip Yancey sabiamente observó que “cualquier relación implica momentos de cercanía y momentos de distancia, en una relación con Dios, por muy íntimo que sea, el péndulo oscilará de un lado al otro”.

Ahí es cuando la adoración se hace difícil.

Para madurar tu amistad, Dios la probará con períodos de aparente separación —momentos en los que parece que te ha abandonado u olvidado. Dios se siente a un millón de kilómetros de distancia. San Juan de la Cruz se refirió a estos días de sequedad espiritual, duda y alejamiento de Dios como “la noche oscura del alma”. Henri Nouwen los llamó “el ministerio de la ausencia”. AW Tozer los llamó “el ministerio de la noche”. Otros se refieren al “invierno del corazón”.

Además de Jesús, David probablemente era el que tenía la relación de amistad más cercana con Dios. Dios se complació en decir “un hombre conforme a mi propio corazón“ (ver 1 Samuel 13:14 y Hechos 13:22).

Sin embargo, a menudo David se quejaba de la aparente ausencia de Dios:

“Dios mío, ¿por qué te quedas tan lejos?, ¿por qué te escondes de mí cuando más te necesito?”  Salmos 10:1 (TLA).

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos cuando gimo por ayuda?”  Salmos 22:1 (NTV).

“¿por qué me abandonaste?”  Salmos 43:2a (PDT) (ver también Salmos 44:23; 74:11; 88:14; 89:49).

Por supuesto, Dios realmente no había dejado a David y Él no te dejará. Él ha prometido repetidamente: “Nunca te dejaré ni te abandonaré”.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué pasos prácticos puedes tomar, que puedan ayudarte a adorar a Dios, incluso cuando estás sufriendo o cuando sientes a Dios a un millón de kilómetros de distancia ?
  • ¿Qué crees que Dios quiere que aprendas durante estos tiempos?
  • ¿Cuáles son algunas de las promesas de Dios, que pueden darte esperanza y aliento?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp