Devocional 19-11-16

A menudo esperamos que nuestras oraciones sean contestadas inmediatamente y cuando esto no ocurre, nos sentimos defraudados, olvidando que todo en el tiempo de Dios es perfecto y que Él desea que con paciencia y perseverancia esperemos el cumplimiento de sus planes y propósitos en nuestra vida.

Juan 5:1-20 narra que había una multitud de enfermos: ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua de un estanque llamado en hebreo Betesda, que significa “Casa de Gracia”, porque un ángel descendía de tiempo en tiempo y la agitaba; cuando esto sucedía, el primero que entraba al mismo, quedaba completamente sano.

Allí se encontraba un paralítico que por treinta y ocho años padecía ésta enfermedad. Jesús al verlo acostado, supo que llevaba mucho tiempo así, entonces le preguntó:

– ¿Quieres ser sano?

– Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes.

Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho y anda. Al instante aquel hombre fue sanado, tomó su lecho y anduvo.

Al igual que ese hombre enfermo, puede ser que hayas presenciado muchos milagros alrededor tuyo y te preguntas: ¿Cuándo obtendré lo que anhelo?, ¿Será que Dios se ha olvidado de mí? Ese hombre no tenía a nadie, año tras año veía como otras personas se sanaban, en cambio él parecía destinado a pasar el resto de su vida imposibilitado de caminar. Pero apareció Jesús y sus palabras agitaron lo profundo de su corazón, le fue devuelta la esperanza y tuvo fe. Jesús con autoridad le dijo: “Levántate, toma tu lecho y anda” y fue completamente sano.

Hoy, lo mismo puede suceder contigo, solo tienes que ser sincero con nuestro Señor Jesús y decirle específicamente lo que necesitas que haga por ti, Él está dispuesto a cambiar tu historia, no necesitas a nadie más.

Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor! Salmo 27:14 (NVI)

No importa el tiempo que haya pasado, ni tampoco la gravedad de tu circunstancia; hoy puedes encontrarte con el mismo Jesús que sanó al paralítico en Betesda y recibir tu milagro. No renuncies a tus sueños, no te enojes, no dudes, más al contrario ten fe y sigue confiando en nuestro Señor.

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Devocional septiembre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp