Devocional 19-03-16

En contabilidad se suele cuantificar el patrimonio de una persona o empresa sumando todos los bienes que posee, los mismos que pueden dividirse en activos tangibles e intangibles.

Los activos tangibles son aquellos que podemos ver a simple vista como el dinero, autos, inmuebles, terrenos, etc. Los activos intangibles son los que no pueden ser vistos pero aportan un valor agregado, por ejemplo: la ubicación geográfica de un inmueble aumenta su costo, un negocio a la venta que cuenta con clientela fija puede valer más, una empresa con un nombre reconocido puede ser más costoso, etc.

Estos dos activos se suman para darle el valor real a un patrimonio. Esta lógica es la más adecuada cuando se trata de objetos materiales, pero lo malo es que muchos suelen hacer lo mismo al tiempo de juzgar a las personas, e incluso para darse valor a sí mismos.

Entonces pesan más los aspectos físicos, el dinero, el trabajo, la raza, las posesiones materiales, etc. y lo intangible es relegado al olvido: valores morales, espíritu, madurez, santidad, pureza, habilidades, carácter, etc.

Cuando un contador hace el recuento de un patrimonio, normalmente los activos tangibles están sujetos a depreciación, es decir, se suele cuantificar el desgaste que sufre un objeto y con el tiempo, pierde su valor. Esto mismo es lo que pasa con todo lo material que nos rodea e incluso con nuestro aspecto físico, es decir que con el tiempo se desgasta, se daña, se destruye y se pierde.

No podemos darle valor a nadie y mucho menos a nosotros mismos, solo por lo que podemos ver. Todo lo que nos rodea se desgasta y en algún instante dejará de existir. Pero lo intangible, es lo que permanecerá a través del tiempo sin que sea desgastado o se eche a perder.

Con razón Jesús nos pidió que pongamos mayor interés en el aspecto espiritual y en todo aquello que no podemos ver, para que nuestra riqueza sea duradera y el tiempo no lo dañe.

“No amontonen riquezas aquí en la tierra, donde la polilla destruye y las cosas se echan a perder, y donde los ladrones entran a robar. Más bien amontonen riquezas en el cielo, donde la polilla no destruye ni las cosas se echan a perder ni los ladrones entran a robar.” Mateo 6:19-20 Versión Dios Habla Hoy.

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional.
Devocional marzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp