Devocional 17-01-16

2 Reyes 11:21 menciona que Joás tenía siete años cuando subió al trono. Él comenzó a gobernar Judá durante el séptimo año del reinado del Jehú en Israel y fue soberano de Jerusalén a lo largo de cuarenta años (2 Reyes 12:1)

Imagina que la edad mínima para convertirse en candidato a la Presidencia de la República de Colombia es revocada; que los niños de este país se han unido para juntar sus votos y elegir a otro infante de siete años como Presidente de la República como su candidato el día de las elecciones.

¿Te preocuparía esto? Si es así, ¿Por qué? La elección de un niño de siete años al frente de una nación sucedió no por voto popular sino por nombramiento divino. Lo más sorprendente es esto: “y Joás hizo lo recto ante los ojos de Jehová”. Mientas Joás siguiera escuchando los consejos de Dios la nación gozaba del liderazgo divino.

Meditemos en este pensamiento soberano. En algún lugar de América, de Colombia, hoy podría haber un niño de siete años que un día será presidente. Quizá ese niño está en tu barrio, conjunto, iglesia e incluso en tu casa.

¿Qué estás haciendo hoy para influenciar a los niños con tu vida para Dios, para tu ciudad y  país? Si tú eres esa persona que ama a los niños selecciona a uno que puedas ministrarle, comenzando de esta manera cubriéndolo en oración en este momento. Porque la inversión que hoy hagas en oración generará grandes dividendos el día de mañana.

Recuerda que la clave de todo milagro en nuestras vidas es el Espíritu Santo, porque tu mejor inversión en el futuro es ser influencia en el presente sobre las nuevas generaciones.

DEVOCIONAL2016 13 de enero (1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp