Devocional 16-12-17

Cuenta la historia de un hombre llamado Pedro, uno de los discípulos de Jesús que se caracterizaba por ser impulsivo, emprendedor y un gran siervo para las tareas que el Señor le encomendaba, por ello siempre se lo veía al lado de Jesús.

Cuando Jesús y sus discípulos iban de camino al Monte de los Olivos, el Maestro dijo: Esta noche, todos ustedes me abandonarán…Pedro declaró: Aunque todos te abandonen, yo jamás te abandonaré. Jesús respondió: Te digo la verdad, Pedro: esta misma noche, antes de que cante el gallo, negarás tres veces que me conoces. ¡No! —Insistió Pedro—Aunque tenga que morir contigo, ¡jamás te negaré! (Mateo 26:33-35)

Sólo habían pasado unas cuantas horas desde que Pedro le dijo a Jesús: “Aunque tenga que morir junto a Ti, no te negaré”, y ya lo había negado rotundamente; y al recordar que Jesús le había dicho que así pasaría lloró amargamente, expresando así su arrepentimiento.

Tal vez la presión del momento o el temor a tener el final que Jesús tuvo lo hizo actuar de esa forma, pero finalmente lo negó.

Cuando todo nos va bien somos capaces de hacer grandes cosas por Jesús, pero en el momento de la prueba retrocedemos y hasta negamos lo que anteriormente habíamos dicho con pasión.

Es verdad que Pedro negó a Jesús, su Salvador; pero, ¿Y no lo negamos nosotros también? Tal vez no al decir que no lo conocemos, pero sí con nuestras actitudes, con la falta de respeto hacia nuestros padres, autoridades, hermanos.

Puede que estos días no hayan sido fáciles para ti y por ello has olvidado a quién sigues, de quién dependes, a quién le prometiste tu vida y lo has negado con tus actitudes, tu forma de hablar y con tu vida misma. Pero déjame decirte que a pesar de todo ello: ¡Él aún está ahí, esperando que te des vuelta para recibirte con un abrazo de misericordia y amor!

Después de la resurrección, Jesús se presentó ante Pedro, quien se hallaba pescando (como la primera vez que lo llamó) junto a otros discípulos, y cuando reconocieron al Maestro, Jesús le preguntó a quién lo había negado: “Pedro, ¿Me amas?” Imagino la cara que puso Pedro al oír estas palabras de Jesús, tal vez hasta se sintió avergonzado y arrepentido de lo que hizo; y le respondió: “¡Señor, claro que te amo!” Pero Jesús le volvió a preguntar una y otra vez más. Entonces, Pedro comenzó a entender la profundidad de la pregunta del Maestro y, después de este encuentro, vemos un discípulo restaurado, hablando con denuedo de su Señor, proclamando las buenas nuevas.

Jesús quiere restaurar tu vida y perdonarte si alguna vez lo negaste. Él quiere concederte nuevas oportunidades y perfeccionarte día a día. Así que, a pesar de todas las falencias de tu carácter, debes perseverar porque Él sigue obrando en tu vida.

“Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.” Hebreos 12:3 (NVI)

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Dic-2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp