Devocional 16-10-2021

Mira el panorama completo de Dios

 “Mis amados hermanos, quiero que sepan que todo lo que me ha sucedido en este lugar ha servido para difundir la Buena Noticia”. Filipenses 1:12 (NTV)

No importa lo que esté sucediendo en tu vida, lo bueno, lo malo y lo feo, Dios está elaborando un plan.  Pablo lo sabía.  Él dice en Filipenses 1:12: “mis amados hermanos, quiero que sepan que todo lo que me ha sucedido en este lugar ha servido para difundir la Buena Noticia” (NTV).

Desde que se hizo cristiano en el camino a Damasco, Pablo tenía un gran sueño: quería predicar en Roma, el centro del universo en ese momento.  Su sueño era predicar el Evangelio en la ciudad más importante del mundo.

Pero Dios tuvo otra idea.  En lugar de enviar a Pablo a Roma para predicar cruzadas, Dios lo hizo prisionero real de Nerón, que era César en ese momento. Nerón era tan malvado y tan malo como se pueda llegar a ser.

Pablo fue encadenado a un guardia real las 24 horas del día durante dos años, y la guardia real era cambiada cada cuatro horas.  Durante dos años en prisión, tuvo 4,380 oportunidades para ser testigo de innumerables guardias. ¿Quién es el verdadero prisionero aquí? ¿Quién tuvo la audiencia cautiva?

Este no era el plan de Pablo, sino que fue el de Dios todo el tiempo, y produjo dos resultados que conocemos con seguridad.

En primer lugar, Filipenses 4 dice que, en dos años, algunos miembros de la familia de Nerón se habían convertido en creyentes debido al testimonio de Pablo en la corte real de Roma.

En segundo lugar, es difícil lograr que un hombre como Pablo deje de moverse de un lugar a otro.  En la prisión, se vio obligado a quedarse quieto y, como resultado, escribió la mayoría del Nuevo Testamento.  Me pregunto que tuvo mayor impacto: su predicación en el Coliseo o los libros que escribió que han revelado a Jesús a innumerables personas a lo largo de los años.

Pablo sabía que Dios tenía un plan más grande, y podría estar feliz porque vio lo que Dios estaba haciendo a través de su problema.

Cada vez que tienes un problema que te está empezando a deprimir, debes hacer lo que hizo Pablo: aprender a verlo desde el punto de vista de Dios.  Pregunta: “¿Qué está haciendo Dios aquí? ¿Cuál es la perspectiva más amplia?” Entonces podrás enfrentar el problema con fe.

 Reflexiona sobre esto:

  • Piensa en un problema actual que te haya desanimado. ¿Cómo podría cambiar tu desánimo si lo miras con la perspectiva más amplia de Dios?
  • ¿Por qué crees que Dios te permite luchar en un momento difícil?
  • ¿Cómo has visto a Dios obrar en medio de una situación difícil en tu pasado?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp