Devocional 13-09-16

Hoy antes de salir a clases, trabajo o cualquier actividad cientos y cientos de personas estarán frente a un espejo poniéndose más bellas y guapos, viendo si la ropa que se pusieron les queda bien o no. En fin, este instrumento está presente en cada hogar y es muy usado, aunque más por las mujeres que los varones.

Wikipedia menciona que los espejos como utensilios de tocador y objeto manual fueron muy usados en las civilizaciones egipcia, griega, etrusca y romana. Fue usado en la cultura hebrea, era parte de la fuente de metal que estaba a la entrada del Tabernáculo de la Reunión. Al lavarse los sacerdotes, podían ver sus imperfecciones (Éxodo 38:7-9; 30:18; escrito aproximadamente en el 1447 a. C).

Como hijos de Dios también tenemos un espejo que muchas veces está abandonado y no es usado como se debería: la Biblia; y sin duda un instrumento que revela y refleja nuestra condición real a los ojos de Dios.

La diferencia de verse ante un espejo y ante la Biblia es que la Palabra puede transformarnos por el gran Poder que tiene, y más aún cuando la recibimos con un corazón humilde; Hebreos 5:12-14 (NTV) dice: “Hace tanto que son creyentes que ya deberían estar enseñando a otros. En cambio, necesitan que alguien vuelva a enseñarles las cosas básicas de la palabra de Dios. Son como niños pequeños que necesitan leche y no pueden comer alimento sólido. Pues el que se alimenta de leche sigue siendo bebé y no sabe cómo hacer lo correcto. El alimento sólido es para los que son maduros, los que a fuerza de práctica están capacitados para distinguir entre lo bueno y lo malo.”

La madurez en la Palabra es una exigencia de Dios, que debe ser considerada como primordial. ¿Cuántas vidas han sido confrontadas y han sido transformadas por su poderoso mensaje? Millones y millones de personas y ¿tú eres una de ellas?

Si hemos abandonado nuestro espejo espiritual hagamos un compromiso de corazón para que cada día leamos, estudiemos y meditemos en sus enseñanzas, dejemos el conformismo y demos paso a la obra del Espíritu Santo por medio de la Palabra.

¡No abandonemos nuestro espejo espiritual!

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Devocional septiembre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp