Devocional 10-07-19

LA MADUREZ ESPIRITUAL NO ES UNA ACTIVIDAD SOLITARIA

“Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo.” Efesios 4:24 (NTV)

Tu carácter es esencialmente la suma de tus hábitos; es como actúas habitualmente. La Biblia dice, “Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo” (Efesios 4:24 NTV).

Dios usa su Palabra, personas y circunstancias para moldearnos. Todos son indispensables para el desarrollo del carácter. La palabra de Dios provee la verdad que necesitamos para crecer, el pueblo de Dios provee el apoyo que necesitamos para crecer, y las circunstancias proveen el ambiente para practicar ser más como cristo.

Si estudias y aplicas la Palabra de Dios, te conectas regularmente con otros creyentes, y aprendes a confiar en Dios en circunstancias difíciles, te garantizo que serás más como Jesús.

Muchas personas asumen que todo lo que se necesita para el crecimiento espiritual es un estudio bíblico y oración. Pero algunos temas en la vida nunca cambiarán solo por medio de un estudio bíblico u oración. Dios usa a las personas. Él prefiere a menudo trabajar con las personas más que con milagros, para que dependamos unos de los otros para tener compañerismo. Él quiere que crezcamos juntos.

En muchas religiones, las personas consideraban los más maduros espiritualmente y santos a aquellos que se aislaban en los monasterios en las cumbres de las montañas, sin infectarse con el contacto con otras personas.

¡Pero eso es un malentendido gigantesco! ¡La madurez espiritual no es una búsqueda individual y solitaria!

No puedes crecer en semejanza a cristo aislándote. Debes estar rodeado de personas e interactuar con ellas. Necesitas ser parte de una iglesia y tener comunión.

¿Por qué? Porque la verdadera madurez espiritual es sobre aprender a amar como Jesús, y no puedes practicar ser como Jesús sin estar en una relación con otras personas.

Recuerda, se trata de amor — amar a Dios y amar a los demás.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo ha usado Dios a las personas en tu vida para ayudarte a crecer en madurez espiritual?
  • ¿Qué evita que persigas una comunión auténtica y transparente con otros creyentes?
  • ¿De qué formas el saber amar como Jesús te ayuda a amar mejor a las personas?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.