Devocional 10-04-16

Pablo, por liberar a una mujer de un espíritu de adivinación, juntamente con Silas fue arrastrado hasta la plaza ante las autoridades. Entonces, la multitud se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados mandaron que les arrancaran la ropa y los azotaran. Después de darles muchos golpes, los echaron en la cárcel y ordenaron al carcelero que los custodiara con la mayor seguridad.

Al recibir tal orden, éste los metió en el calabozo interior y les sujetó los pies en el cepo. A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. De repente se produjo un terremoto tan fuerte que la cárcel se estremeció hasta sus cimientos. Al instante se abrieron todas las puertas y a los presos se les soltaron las cadenas… (Hechos 16:16-40)

La vida generalmente está llena de injusticias, de las cuales no nos podemos librar. Muchas veces, al igual que estos hombres podemos estar pasando por momentos difíciles; por situaciones adversas, llevando dolor y tristeza, siendo golpeados por los demás, pensando rendirnos y dejarlo todo.
Pero cuando leemos esta historia vemos que Pablo y Silas, en vez de quejarse y dejarse vencer, se pusieron a orar y cantar a Dios.

Orar y alabar a Dios tiene tanto poder que al final de la historia dice que se produjo un terremoto, hasta el punto que las cadenas se soltaron. Cuando la aflicción, la angustia y el dolor lleguen, aprendamos de estos dos siervos y comencemos a orar y a alabar.
Ante la crisis financiera, matrimonial, ante la pérdida de un ser querido, ante la enfermedad, cuando la carga que nos aplasta, tenemos una alternativa gloriosa: orar, alabar y adorar.

Orar y alabar al que tiene el absoluto control de la circunstancia y de nuestra vida, y aún tiene el control de la cárcel más oscura y profunda en la que nos podamos hallar. Tiene tal control que es capaz de sacudirla, abrir sus puertas, soltar las cadenas y darnos la libertad.

Señor, tú nos has sido refugio de generación en generación. Antes que nacieran los montes y formaras la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios. (Salmos 90:1-2 RV1960)

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Devocional Abril

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp