Devocional 08-03-16

Una persona se hace merecedora de una posesión, condición o posición, cuando invierte tiempo y esfuerzo para obtenerla. Por ejemplo, si tú estudias mucho y te esfuerzas mereces pasar de curso o si te preparas para una competencia, mereces ganarla.

En la biblia encontramos a dos personas: la mujer adúltera (Juan 8:3-11) y al hijo pródigo (Lucas 15:11-32), quienes pecaron y merecían pagar por sus actos, pero Dios en su infinita misericordia los perdonó porque ambos se humillaron y se arrepintieron de lo que habían hecho.

¿Qué opinas del comportamiento que la mayoría de los hijos tienen con sus padres? A pesar de ser malcriados, desobedientes, rebeldes, indiferentes e ingratos, ellos no dejan de amarlos ni de preocuparse por lo que les pasa, ¿sabes por qué? simplemente porque los aman. Esa clase de amor incondicional les fue dado por Dios, porque: “Amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Juan 3:16 (Nueva Traducción Viviente)

Jesús dio su vida por cada uno de nosotros, no merecía hacer ese sacrificio porque no pecó en ningún momento pero decidió llevar sobre Él el peso de todas nuestras iniquidades y rebeliones porque nos ama. Fue por su gracia que obtuvimos la salvación como un regalo inmerecido.

Pero él fue herido por nuestras rebeliones, fue golpeado por nuestras maldades; él sufrió en nuestro lugar, y gracias a sus heridas recibimos la paz y fuimos sanados. Todos andábamos perdidos, como suelen andar las ovejas. Cada uno hacía lo que bien le parecía; pero Dios hizo recaer en su fiel servidor el castigo que nosotros merecíamos. Isaías 53:5-6 (TLA)

Si por alguna razón te apartaste de Dios o quizás lo has mantenido distante de tu vida, hoy todavía tienes la oportunidad de restaurar tu relación con Él y aceptar a Jesús como tu Salvador. No necesitas hacer nada más que reconocer que pecaste, arrepentirte genuinamente, pedirle perdón por todo lo que cometiste y rendirle por completo tu ser.

A pesar de sentirte inmerecedor de su amor porque Él ocupó tu lugar, recuerda que no hay nada bueno que puedas hacer para que Dios te ame más, ni nada malo para que deje de amarte.

No hay ni habrá nadie que te ame de esa manera, por eso no dejes ni un solo día de agradecerle a Jesús por el sacrifico que hizo por ti en la cruz.

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional.
Devocional marzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp