Devocional 07-09-2021

Detén las disputas con humildad y gracia

Pero Él da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes. Por tanto, someteos a Dios”. Santiago 4:6-7 (LBLA)

Debido a la cuarentena del COVID-19, muchas familias tienen la oportunidad de pasar más tiempo juntas. Pero eso también significa que hay una mayor probabilidad de que se pongan en contra los unos con los otros. Seamos honestos, incluso cuando amamos profundamente a alguien, la proximidad constante y cercana puede generar fricciones. Y a menudo es por orgullo.

Por ejemplo, ¿alguna vez has estado lleno de orgullo que no te comprometiste con algo, aunque sabías que debías hacerlo? ¿Alguna vez has tenido una discusión con tu cónyuge o un buen amigo donde sabías que estabas equivocado, pero no quisiste admitirlo? Por supuesto que sí. ¡Todos lo hemos vivido! Estamos llenos de orgullo y es por eso por lo que todos tenemos conflictos en nuestras vidas.

Pero Él da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes. Por tanto, someteos a Dios” Santiago 4:6-7 (LBLA).

Dios declara la guerra al orgullo, el ego, la arrogancia y el egoísmo. Cada vez que el orgullo asoma la cabeza en tu vida, estás en el lado opuesto de Dios y tus brazos son demasiado cortos para boxear con Él.

Dios no mira el orgullo y simplemente dice: “Oh, eso es un poco mezquino”. Se opone abiertamente a las personas orgullosas. Dios declara la guerra al ego.

Puede que ya hayas notado esto, pero Dios tiene una forma única de diseñar circunstancias que desinflan tu ego. Es peligroso oponerse a Dios. Cuando estás en el lado opuesto del Creador del universo, vas a perder.

Si el orgullo causa peleas, eso significa que también es cierto lo contrario. La humildad puede detener las peleas. La cura para las peleas es la humildad. Cada vez que seas humilde, te llevarás mejor con tu esposa, tus hijos, tus amigos, tus empleados, tus compañeros miembros de la iglesia y tus vecinos.

Santiago 4 dice que Dios da gracia a los humildes. La gracia es el poder de cambiar. Si quieres detener las peleas en tu vida, entonces necesitas gracia. Y solo hay una forma de obtener la gracia: sé humilde. Dios resiste a los orgullosos, pero da gracia a los humildes.

Humíllate y entrégate completamente a Dios.

Entregarse completamente a Dios significa que le has entregado todo, incluido tu orgullo. Humíllate para que puedas experimentar la libertad de peleas y conflictos. 

Reflexiona sobre esto:

  • Piensa en un conflicto reciente en tu vida. ¿Cómo crees que podría haber resultado diferente si hubieras mostrado humildad?
  • En la práctica, ¿cómo se ve entregarse a Dios?
  • Dios se opone al orgulloso y da gracia al humilde. ¿Qué te dice eso sobre tu carácter?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp