Devocional 07-07-16

Cierto ciego, llamado Bartimeo estaba sentado junto al camino. Al oír que se acercaba Jesús, se puso a gritar “¡Hijo de David ten misericordia de mí!”. Muchos lo reprendían para que callase, pero él no hizo caso de ellos y con más fuerza volvió a clamar “¡Hijo de David, ten compasión de mí!”. Entonces Jesús se detuvo y mandó a que le llamasen; cuando estuvo frente a él, le preguntó ¿Qué quieres que haga por ti? Y Bartimeo respondió “Rabí, quiero ver”. El Maestro le dijo “Puedes irte, tu fe te ha sanado y en ese instante recobró la vista y siguió a Jesús por el camino. (Marcos 10:46-52)

La perseverancia es una de las claves para alcanzar lo que pedimos. Bartimeo, a pesar de que lo reprendían para que guardara silencio, continuó clamando pues sabía que lo necesitaba, entendía que sólo él podía quitarle esa opresión y por eso persistió.

Cuando nos encontramos en situaciones difíciles, problemas o pruebas y entendemos que sólo Dios es nuestra respuesta, no podemos callarnos o guardar silencio, tenemos que perseverar en nuestras oraciones a Él. En nuestra impotencia y desesperación debemos seguir pidiendo su ayuda; que nada ni nadie nos desanime o ponga desaliento en nuestro corazón. Si lo hemos conocido entonces sabemos que conforme a su fidelidad nos responderá en el tiempo exacto.

Jesús se detuvo y lo sanó. Recuerda que el Señor atiende el clamor de aquellos que le llaman. Para Él, toda vida es valiosa y no dudará en darnos una respuesta si tan solo perseveramos.

“Buscad a Jehová y su poder; Buscad su rostro continuamente.” (1 Crónicas 16:11)

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Devocional Julio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp