Devocional 07-04-2021

Aprende a Ser un Mejor Oyente

“Como aguas profundas es el propósito en el corazón del hombre, pero el hombre de entendimiento logrará extraerlo”.  Proverbios 20:5 (RVA-2015)

Si quieres que tus oraciones sean efectivas, necesitas aprender a ser un buen oyente. ¿Por qué? Porque la oración es una conversación. Puede que tal vez no escuches la voz de Dios cuando oras, pero Él te está dando al Espíritu Santo y la Escritura para hacerte saber lo que Él quiere que vivas y te anima a ello. Sin embargo, la mayoría de nosotros estamos tan ocupados, y hablando tanto, para realmente escuchar y entender lo que Dios —y otros— están intentando decirnos.

Puedes pensar que ya eres un buen oyente. ¡Pero hay una gran diferencia entre oír y escuchar! Oír son las simples vibraciones que ocurren en tu oído. Escuchar es como interpretas esas vibraciones en tu cerebro. Escuchar es una habilidad. Y si quieres ser efectivo en tu vida de oración —y en todas tus relaciones— debes desarrollarla. Aquí tienes cuatro consejos para ser un mejor oyente:

  1. Evita juzgar y criticar desde el principio.

No evalúes hasta que hayas escuchado y comprendido todo. Admito que eso no es natural. Cuando alguien está hablando y estás escuchando algo con lo que estás en desacuerdo, estás tentado en decir, “¡alto! ¡detente! veamos eso”. Y nunca llegas más lejos. Entonces necesitas terminar de escuchar a la persona. Proverbios 18:13 dice “Es necio y vergonzoso responder antes de escuchar” (NVI).

  1. Mantén la calma.

No seas defensivo. La Biblia dice en Proverbios 19:11 “El buen juicio hace al hombre paciente; su gloria es pasar por alto la ofensa” (NVI). Si eres paciente, eres sabio. Necesitas ser paciente con personas que son menos maduras y aquellas que malinterpretan. Necesitas mantener la calma.

  1. Se un oyente activo.

Te conviertes en un buen oyente al hacer preguntas creativas. Proverbios 20:5 dice “Como aguas profundas es el propósito en el corazón del hombre, pero el hombre de entendimiento logrará extraerlo” (RVA-2015). Este versículo habla del verdadero significado de lo que hay en lo profundo de las personas. Una persona con entendimiento será capaz de captar en otros, con preguntas.

  1. Parafrasea y resume.

Para ser un buen oyente debes ser capaz de decirle a una persona lo que te acaba de decir antes de que digas lo que tú necesitas hablar. Antes de compartir tu lado de la historia, necesitas permitir que la otra persona sepa que entiendes lo que él o ella está diciendo. Parafrasea lo que te han dicho.

Reflexiona sobre esto:

  • Se intencional sobre practicar escuchar activamente esta semana. ¿Qué diferencia hace en tus relaciones?
  • ¿Cómo aplican cada uno de los puntos de este devocional a tu vida de oración?
  • ¿Cómo aplican cada uno de los puntos a la lectura de la Palabra de Dios?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp