Devocional 06-04-17

Ubisoft es una compañía desarrolladora y distribuidora de videojuegos, cuyas oficinas centrales se encuentran ubicadas en Francia. Durante mucho tiempo ha creado varios juegos con ventas exitosas a nivel mundial, pero quizás el más emblemático es la saga de Assassin’s Creed.

Muchos dicen que el éxito de esa franquicia se debe a la predominante acción y aventura, desarrollada en lugares históricos reales. Pero quizás lo que más cautiva a los aficionados, es que el personaje principal es experto en el arte del parkour.

Sin embargo, la marca se vio opacada cuando una de las tantas sagas fue puesta a la venta con un sinfín de problemas técnicos que dieron lugar a la decepción de muchos aficionados, los cuales no tardaron en hacer sus reclamos en todas las redes sociales e incluso mandaron muchos e-mails a sus proveedores manifestando su frustración.

Ante esta crisis, la empresa no tuvo más remedio que extender sus disculpas con la gente que pagó por el producto e incluso en días posteriores, el director ejecutivo salió a dar la cara por este gravísimo error y anunció que la empresa lanzaría una actualización para solucionar todos los problemas. Pero no sólo eso, sino que también anunció el regalo de dos juegos gratuitos para los afectados.

Lo interesante es que esta empresa de videojuegos no sólo pidió perdón en forma pública, sino que también buscó la manera de resarcir su error mediante algunas acciones. Algunos pueden llamarle marketing, pero personalmente creo que es una actitud digna de imitar.

Lucas 19:1-10, relata la historia de Zaqueo, un recaudador de impuestos a quien Jesús eligió para que lo hospedara. Ese hombre estaba tan feliz viendo al Hijo de Dios en su hogar que en un momento se puso de pie y dijo: “…Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de todo lo que tengo; y si le he robado algo a alguien, le devolveré cuatro veces más.” Lucas 19:8 Versión Dios Habla Hoy

Lo más destacado en esta historia es que Zaqueo no sólo fue a pedir perdón por lo que había hecho, sino que también buscó reponer el daño provocado. Después de esta actitud Jesús dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa…” Lucas 19:9 Versión Dios Habla Hoy

Algo que quizás olvidamos es que juntamente con una petición de perdón por alguna ofensa o error cometido, deben existir también algunas acciones que puedan compensar el daño que se pudo haber provocado.

Es verdad que el pedir perdón en el tiempo apropiado puede sanar un corazón dolido y restaurar una relación, pero no todo queda ahí, debe existir una actitud que demuestre un cambio y acciones que busquen reparar lo que se haya dañado.

“Di a los israelitas lo siguiente: Cuando un hombre o una mujer es infiel al Señor y causa algún perjuicio a otra persona, comete un pecado y deberá reconocerlo. Además deberá dar a la persona perjudicada, como compensación, el equivalente al daño causado más una quinta parte.” Números 5:6-7 Versión Dios Habla Hoy

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Abril-2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp