Devocional 05-12-2020

Una clave poderosa para la oración

“Si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo en pedir algo, pueden orar por eso. Mi Padre que está en el cielo se lo dará, porque donde se reúnen dos o tres en mi nombre, yo estoy allí en medio de ellos”.  Mateo 18:19-20 (PDT)

Si nos fijamos en la oración del Padre Nuestro, veremos que refleja la oración en grupo: “Padre nuestro… danos hoy nuestro pan de cada día… perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores… No nos dejes caer en tentación, sino líbranos…“ Mateo 6:9-13 (NVI).

Muchas personas se pierden de mucho, porque sólo oran por sí mismos. Sin embargo, cuando Jesús nos dio un modelo para la oración, Él habló acerca de orar con otros. Hay poder en la oración en grupo.

Si no estás orando con otros creyentes, entonces no estás recibiendo el apoyo que necesitas. Te estás perdiendo uno de los mayores beneficios de ser cristiano. Jesús dice: “Si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo en pedir algo, pueden orar por eso. Mi Padre que está en el cielo se lo dará, porque donde se reúnen dos o tres en mi nombre, yo estoy allí en medio de ellos” Mateo 18:19-20 (PDT). Ese es el poder de orar con otras personas.

Pregúntate a ti mismo: “¿Con quién estoy orando con regularidad?” Tú puedes estar diciendo que nunca antes has orado con nadie, y no te sientes capaz. Pero puedes comenzar lento. Cuando te reúnas con otros cinco o seis amigos, no tienes que orar si no quieres. Puedes permanecer en silencio.

Luego, después de varias semanas, a medida que te sientas más cómodo, puedes comenzar a participar más en las oraciones del grupo. Al hacer eso, encontrarás un nuevo nivel de estabilidad en tu vida de oración.

Reflexiona sobre esto:

  • Si nunca has orado con otras personas, comienza orando en voz alta cuando estés solo. La mayor parte de mis oraciones las hago en la autopista. Voy por el camino y oro en voz alta: “Señor, aquí tengo algunas cosas de las que quiero hablarte hoy…”
  • Otra sugerencia es orar antes de comer. En nuestra familia nos tomamos de la mano y a veces oramos en frases u oraciones de agradecimiento a Dios por lo que ha hecho por nosotros.
  • ¿Quiénes son las personas con las que puedes estar dispuesto a unirte para orar de manera regular?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp