Devocional 04-12-19

Una sorprendente verdad espiritual del carbón

En estos tiempos no tienes que ir a la iglesia a observar un servicio de adoración. Te puedes quedar en casa y verlo en línea. Te puedes quedar en pijamas, y preparar un desayuno.

Pero la Biblia lo dice claramente.

“No dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca”  Hebreos 10:25 (NTV).

Y este es el por qué necesitas una iglesia como familia. Este es el por qué necesitamos reunirnos como un grupo pequeño de creyentes para que podamos vivir la vida juntos mientras seguimos a Jesús.

Sin una congregación, te desviarás cuando sea difícil confiar en Cristo. Puedo ver mi pasado y ver tiempos cuando, si me hubiera perdido un servicio de adoración específico, mi vida hubiera tomado un rumbo diferente. Y he pensado, “¿Qué tal si me hubiera perdido ese servicio? ¿Qué tal si me hubiera quedado dormido ese día?” hubiera perdido algo que cambió la dirección del resto de mi vida. Así que, si las puertas de la iglesia están abiertas, quiero estar dentro.

Una iglesia es como un tipo de fogata. En una fogata tienes todos esos carbones al rojo vivo. Si sacas un solo carbón y lo pones aparte, se enfriará en cuestión de minutos. El fuego se acaba, y el carbón se pone negro. Pero si tomas un carbón que ha perdido su fuego y lo regresas al fuego, se vuelve a encender. Ese es el poder del compañerismo.

Ahora, yo sé que hay tiempos cuando no puedes llegar a la iglesia, y podemos estar agradecidos que hay formas en los que nos podemos conectar, tales como ver un servicio de adoración en línea o escuchar un pódcast. Puedes estar muy enfermo y eso te impide venir a la iglesia, o puedes tener tiempos cuando vives a cientos de kilómetros de la iglesia más cercana, así como cuando nuestros hombres y mujeres valientes sirven en el ejército. Incluso puedes estar sirviendo al Señor en alguna región remota del mundo.

En estos casos, sigue siendo importante mantenerte conectado como mejor puedas con otros creyentes, quienes te pueden ayudar a permanecer animado y fiel. Y es importante para las personas dentro de nuestras congregaciones alcanzar a individuos que están pasando por dificultades para poder llegar a la iglesia cada semana.

Jesús nos dice en Mateo 18:20 “Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (DHH). Continuemos orando y apoyándonos unos a otros, y “Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras” Hebreos 10:24 (NVI).

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo te ha ayudado el apoyo de una iglesia a mantenerte fiel y animado?
  • ¿Qué estás haciendo para reunirte con otros creyentes?
  • ¿Cuáles son algunas formas en las que puedes llegar a otros que no pueden llegar a la iglesia?
  • ¿Cuáles son algunas formas en las que puedes ayudar a los miembros de la congregación que están lejos de casa para que sigan conectados?
  •  

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.