Devocional 04-08-16

Oscar era un joven que se encontraba hastiado de su madre y sus consejos, cuando se independizó y adquirió otras ocupaciones, se enfadaba cada vez que recibía una llamada de parte de ella. Después de un tiempo su madre murió y le dejó una nota que decía: “Igual en el cielo pediré por ti”.

Cuando Oscar estaba pasando por un momento terrible se dio cuenta que nadie se preocupaba por él como lo hacía su mamá. Recordó cómo la rechazaba las veces que ella insistía en ayudarlo. Ahora solamente se lamenta y va seguido al cementerio para intentar recompensar el tiempo perdido y contarle todo aquello que le aflige, deseando en su corazón poder recibir un abrazo y consejo.

Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies. Proverbios 23:22

¿Qué quiere decir menospreciar? Refiere a tener a alguien o una cosa en menos de lo que es o de lo que merece. Es curioso que en este mensaje referente a la madre se repita consecutivamente “no la menosprecies”, por lo que es preciso aprender lo que la Palabra del Señor nos dice, especialmente cuando nuestra madre envejeciere.

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! He aquí vuestra casa os es dejada desierta. Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor. Mateo 23:37

La palabra del Señor también nos muestra que Dios presenta una actitud materna hacia nosotros, siendo insistente en poner a sus hijos bajo sus alas, aunque ellos lo menosprecien. Sin embargo, esto no será para siempre, dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, pero la verdad es que todos sabían lo que tenían, sólo que no pensaron que podían perderlo.

… Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. Santiago 4:14

En el lugar que te encuentres en este momento quiero animarte a hacer una oración por tu mamá, a llamarla o visitarla si se encuentra cerca, de lo contrario sería conveniente planificar un viaje para verla. Te invito a dejar de poner en menos a tu mamá y del mismo modo a aquel que te ama desde antes que vinieras al mundo y dio su vida por ti. No menosprecies a Dios y ponte a cuentas con Él ahora que puedes encontrarlo.

¡Dale el valor que merece!

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional
Devocional Julio [Recuperado]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp