Devocional 04-03-16

¿Te ha pasado que por incurrir varias veces en un acto equivocado, ya no te sientes culpable? Es como aquel niño que es retado cada día por su mamá, hasta que esos gritos se vuelven una rutina en su vida. O cuando su padre lo maltrata físicamente con un cinturón en cada oportunidad, hasta que deja de sentir el dolor y por lo tanto sigue cometiendo fechorías.

De igual forma, podemos volvernos insensibles al pecado, continuar con algo que a Dios no le agrada y después dejar de sentirnos mal porque sea vuelto normal en nuestras vidas. Lamentablemente, muchos vivimos una vida cristiana con el corazón duro ya que nos hemos olvidado lo que significa el arrepentimiento.

Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor. Hechos 3:19

Arrepentirse significa “cambiar tu mente.” La Biblia también nos dice que el verdadero arrepentimiento tendrá como resultado un cambio de conducta. La total definición bíblica del arrepentimiento, es cambiar de mentalidad, lo que resulta en un cambio de acciones y actitudes, dejar lo que está mal para empezar a caminar bien, sólo así estaremos cerca del Señor.

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. Apocalipsis 2:4-5

Así como no puedes curar la herida solamente con un parche, sino que tienes que quitar la infección desde la raíz, así es necesario que elimines desde lo que origina todo aquello que ha sido causante de tu tropiezo. Posiblemente renunciar a amistades, una pareja o personas que ponen tu mirada en otros lados menos en el Señor, ya no frecuentar lugares que atrapan tu debilidad, dejar distracciones que te quitaban tiempos con Dios.

Tienes ahora un desafío, y es dejar a un lado la religión fría, la relación vacía que tienes con Dios. Examina de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a caminar con Dios. Levántate y comienza a dar los primeros pasos, estudiar tu biblia y orar. Ya no endurezcas tu corazón, se obediente mientras tengas la oportunidad.

¡Recuerda que no hay nada duro que Dios no pueda romper!

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz clic en la imagen para descargar el devocional.
Devocional marzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp