Devocional 04-01-16

“Respondiendo Pedro, le dijo: Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré”.
Mateo 26:33

“¿Cómo? -podría exclamar alguien- ¡Esta no es una promesa de Dios!”.  Eso es correcto, pero fue una promesa de un hombre, y por tanto, se convirtió en nada: Pedro pensó que estaba diciendo algo que cumpliría con seguridad; pero una promesa que no tiene un mejor cimiento que una resolución humana, caerá a tierra.
Tan pronto surgió la tentación, Pedro negó a su Señor, y recurrió a juramentos para confirmar su negación.

¿Qué es la palabra de un hombre?
Una vasija de barro que se quiebra con un golpe. De la palabra de un hombre pende únicamente lo que pueda soportar. No dependas en absoluto de tu propia resolución.

De la promesa de tu Dios penden el tiempo y la eternidad, este mundo y el venidero, tu todo y el todo de todos tus seres queridos.  Apóyense en Jesús sin límites.
No confíen en ustedes ni en nadie nacido de mujer, más allá de los debidos límites; pero confíen única y plenamente en el Señor.


Haz clic en la imagen para descargar el devocional.
DEVOCIONAL2016 Enero 4-16

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp