Devocional 01-10-2021

La oración positiva produce relaciones fuertes

 “Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio, para que disciernan lo que es mejor, y sean puros e irreprochables para el día de Cristo, llenos del fruto de justicia que se produce por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios”. Filipenses 1:9-11 (NVI)

Pablo no solo oró por las personas en su vida; ¡oró por ellas con alegría!

Probablemente haya cosas en la vida de otras personas que te gustaría cambiar. No quieres cambiarte a ti mismo; quieres que los demás cambien. Siempre queremos cambiar a otras personas. ¡Pero no puedes!

Sin embargo, puedes orar y dejar que Dios haga su obra en otras personas.

La oración positiva es más efectiva que el pensamiento positivo. Todo el pensamiento positivo del mundo no va a cambiar a tu cónyuge, hijo, amigo o situación. El pensamiento positivo puede cambiarte, pero no cambiará a nadie más. Pero la oración positiva puede marcar la diferencia en otra persona.

¿Cuál es la forma más rápida de cambiar una mala relación por una buena? ¡Empieza a orar por la otra persona! Te cambiará y también puede cambiar a la otra persona.

Pablo incluso nos dijo cómo orar por los demás: “Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio, para que disciernan lo que es mejor, y sean puros e irreprochables para el día de Cristo, llenos del fruto de justicia que se produce por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios” Filipenses 1:9-11 (NVI).

De estos versículos, podemos aprender a orar por las personas de cuatro maneras:

Ora para que crezcan en amor: “Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio”.

Ora para que tomen decisiones sabias: “para que disciernan lo que es mejor”.

Ora para que vivan con integridad: “y sean puros e irreprochables para el día de Cristo”.

Ora para que lleguen a ser como Jesús: “llenos del fruto de justicia que se produce por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios”.

Ora esto por ti mismo y por cualquier otra persona en tu vida, y observa cómo Dios cambia la relación que parecía desgastada o necesitaba ser revivida.

Reflexiona sobre esto:

  • Piensa en una relación tensa que tengas: ¿cómo puedes orar por esa persona las cuatro cosas que se discutieron en el devocional de hoy?
  • ¿Cómo la oración positiva te cambia a ti, y no solo a la persona por la cual estás orando?
  • Toma un momento y lee Gálatas 5:22-23. ¿Cómo ves más de este “fruto” en tu vida al seguir a Jesús?

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL DEVOCIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Hablemos por Whatsapp