¡Cuida a los pequeños!

Así como los niños pequeños requieren de gran cuidado… Así mismo todo aquel que entrega su vida a Jesús necesita ser cuidado. No creas que fue suficiente con traerlos a los pies de Cristo, porque ahora viene una responsabilidad mayor.

Si ya tomaron su decisión por Cristo, invítalos y acompáñalos a inciar su proceso en el PIV (Proceso de Innovación de Vida).

No te confíes,  cuídalos. ¡Consolídalos!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.