Cartas de amor

Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo. Ef 1:3

Cuando Carol se encontraba en las últimas etapas de su enfermedad terminal, su amiga Sandra la acompañaba en el incómodo procedimiento de la quimioterapia para luego sentarse junto a ella en su lecho ayudándole a escribir sus mejores deseos.

Carol tomaba la menor cantidad de anestésicos posible, de modo que tenía pleno acceso a sus facultades mentales y emocionales con el fin de dejar mensajes especiales para sus hijos, que habían de ser leídos en diferentes etapas de sus vidas.

Al momento de fallecer en los ojos de Carol se veía la seguridad de una madre que dejó plasmado, en medio de su dolor, mensajes de amor, paz, esperanza, confianza y verdad a sus hijos.

La palabra que nos dejó el salvador están selladas de vida eterna, sus mensajes están saturados de sanidad para ser abiertos en tiempo de enfermedad, abundancia en tiempo de crisis, perdón en tiempo de resentimiento, alegría en tiempo de tristeza. Hay preciosas y ricas promesas que nos fueron dadas para ser abiertas en cada etapa de nuestra vida.

Ustedes estudian las escrituras a fondo porque piensan que en ellas está la vida eterna. ¡Pero las escrituras me señalan a mí! Jn 5:3-9

Los mapas señalan los caminos para dirigirnos al final deseado, nos señalan lugares intermedios como veredas pueblos, ciudades etc, pero lo ideal del mapa es guiarnos al lugar final donde nos dirigimos.

Las escrituras, como un mapa, nos ubican para que no nos perdamos en medio de un mundo donde hay paradas que nos desconciertan, nos abruman, nos confunden, pero nuestro destino final es conocer más del Señor Jesús.

Cada situación por difícil que sea, mientras Dios este con nosotros, nos ayudará a conocer más a nuestro amado Señor. Una madre deja unos mensajes entregando a sus hijos a la fe, y el hijo de Dios dijo: “¡Escrito está!”, para cuando sintamos que el infierno se avalancha sobre nosotros, confiamos que cielo y tierra pasarán pero sus mensajes no pasarán.

Damos gracias a Dios por el 2015 y confiamos que Dios nos dejó toda clase de bendiciones espirituales para nuestra familia, ministerio, salud, finanzas y las recibiremos con gratitud.

Señor, te damos gracias por este nuevo año. Gracias porque hay riquísimas promesas esperando a las puertas del 2015. Como la madre que dejó sus mejores deseos a sus hijos, para que fuesen leídos en sus diferentes etapas de sus vidas, de la misma manera en este año que empieza, me dispongo a conocer más de ti Señor y a amarte más pues, antes de la muerte en la Cruz, tu dijiste frente al adversario “¡Escrito está!” y tus promesas son sí y amen en Cristo Jesús.

TODO ESTA ESCRITO PARA NOSOTROS EN EL 2015.

Pastor William Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la operación para verificar que no eres un robot. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.